Cuando nos reconstruimos juntas

12961607_10205751785302405_5298486191012625789_n.jpg

Ha pasado una semana ya desde el segundo encuentro de ginecología natural facilitado por Liliana Pogliani. Recién ahora puedo sentarme a transformar en letras todos mis sentires.

Un fin de semana intenso y lleno de emociones, un grupo de 10 mujeres seguimos nuestro instinto y asistimos a la convocatoria en las hermosas sierras de Córdoba, Argentina.

Cada una con su historia, sus tristezas y alegrías, lo que vivimos fue maravilloso. Nos  re-encontramos  con mucha información y sabiduría. Los círculos nos invitaban a mostrarnos sin tapujos ni caretas, pude ver en cada una de esas mujeres un poco de mí, las admiré a todas, cada una con una lucha, un dolor, una misión y algo para transmitir, aprendimos, abrimos nuestros corazones y dejamos la magia acontecer. No tuve miedo de mostrar mis miserias, estaba contenida y todas nos aceptamos, nos reflejamos y espejamos en cada mirada.

No soy de “este bando” ni de ninguno, soy mujer  aprendiendo a amar. Donde haya conocimiento, unión, círculos y mujeres ahí estaré, porque esa es la forma que tengo hoy en día para reconstruirme, necesito volver a mi esencia y es en la tribu donde encuentro esa oportunidad. De la mano de otras hermanas que al igual que yo buscan el regreso hacia ellas mismas.

¿Qué tiene que ver esto con ginecología natural? Todo, porque no se trata solo de conocer nuestro cuerpo físico, si no de navegar hasta lo más profundo de nuestras emociones, transitar nuestras sombras y crear puentes-lasos con otras mujeres. Por qué es más fácil cuando lo hacemos juntas, tomadas de las manos damos apoyo cuando otra lo necesita y nos sujetamos cuando nos caemos.

Aprender a mirar a otras mujeres con el corazón, sin juicio, ni reproches, esta es  una experiencia transformadora en mi vida y creo que de esto se trata, de dejar la competencia y el tono reprochador  a un lado para abrazar con el alma a todas nuestras hermanas.

Cuando llegué a mi casa, después de la formación, volví a armar mi altar, después de dos años mi espacio sagrado retomó fuerzas, guardé  las hojitas del otoño que me dio Paula en la canasta mágica que tejió caro, y como símbolo de muerte,  de espera y regeneración transito este momento con la promesa de volver a florecer en una próxima primavera.

Doy infinitas gracias Liliana por ser las gestora de este encuentro, a Celeste, Guillermina, Jimena, Andrea, Romina, Analía, Caro, Marian, Paula, Chechu, y Alicia, a las que no pudieron venir y a las que vendrán, gracias por estar.

La mujer que habita en mi honra a la mujer que habita en cada una de ustedes, las abrazo con el corazón.

Hasta el próximo re-encuentro!

 

2 pensamientos en “Cuando nos reconstruimos juntas

  1. Me encantó tu.página…la lei hace un tiempo y ayer, en una consulta ( hago decodificacion bioemocional y chamanismo) una chica q asiste por infertilidad me hizo recordar tu página…asique se la.compartí… Gracias por todo lo que publicas y ahoara me suscribi a tu boletin…en una de esas me.entero y puedo ir a algun taller…vivo al suroeste pcia. Bs as. Gracias!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s