Aguaribay

20160501_164409.jpg

Es tan común verlo por las sierras cordobesas, forma parte de nuestro paisaje y está siempre en mis paseos y caminatas, tengo uno en el patio de mi casa, pero es tan cotidiano que pocas veces reparo en él. Pero ahí estaba hoy, en la orilla del río con sus frutos rojos, tan rojos, o  tal vez rosados que era imposible no observarlo sin sentirse cautiva. Tan grande, generoso y verde, sobreviviente del amarillo otoño, él sigue ahí en pie, ofrendando sus semillas que tiñen el paisaje de cualquier día gris y lo transforman en lluvia de colores, puro alimento para el alma fría en invierno.

Aquí un fragmento del libro “Botiquín de emergencia con plantas medicinales” de Karim Raad.

“…Esta especie, presente en casi todo el territorio sudamericano, da unos pequeños frutos en drupas, de color rojo o rosa brillante, del tamaño de una grano de pimienta. Contienen las semillas que son  utilizadas molidas, como sustituto de la pimienta, en la elaboración de bebidas y tejidos. Los Incas hacían bebida alcohólica y la corteza era usada para curtir y la goma que se exuda por la corteza, para combatir enfermedades venéreas. También es muy útil en los catarros bronquiales. Estudios mostraron que en la corteza hay tazas de trementina, de allí sus propiedades para las afecciones de las vías respiratorias como balsámico. Se utiliza en gripe y resfriados rebeldes. Como emenagogo. Diarreas. Purgante. Existen usos populares como el de hervir su corteza y aspirar su vaporización…”

No queda más probar sus rojas semillas! Puedes molerlas con un mortero y condimentar tus comidas.

Espero que no lo necesites, pero en caso de resfrío y flemas, hierve un puñado de sus hojas en un litro de agua, pones una toalla sobre tu cabeza y aspiras el vapor.

Para provocar la menstruación, dos tazas al día de su infusión.

Recuerda que es aconsejable siempre consultar con algún  médico naturópata para que indique el tratamiento más  adecuado para ti.

Vincularnos con la naturaleza y descubrir sus dones es un viaje hermoso que solo trae gratificaciones. No puedo más que agradecer a la tierra en la que vivimos, al lugar físico que me acoge y a todos los seres, situaciones y circunstancias que me muestran el camino a seguir.

Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s