La anciana del bosque llora, me llama.

Ane Fukunaga (1).jpg

El principal atributo de las hojas de frambueso es la tonicidad que le otorga al útero en el momento del parto, por eso se recomienda su uso a partir del tercer trimestre de embarazo y durante el parto.

Inspirada en esta maravillosa planta Carolina Gouchea comparte un hermoso cuento.Espero que lo disfruten tanto como yo.

“La anciana del bosque llora… me llama… la siento y la busco… pero mi paso agotado de tanto andar, de tanto peso llevar ya no responde y caigo.

Salí de mi pueblo hace 9 meses a caminar… a buscar respuestas de la vida que dentro mío comencé a gestar… lo hice por un fuerte impulso de saber… saber lo que el camino y la naturaleza pueden hacer… esas fueron las palabras de la primera mujer partera que así misma se pario para conocer su fuerza, su conocimiento y reconocer su confianza en la madre tierra.

La anciana del bosque llora, me llama, la siento y la busco… continúo, mi vientre ha crecido, la vida quiere salir, la muerte quiere entrar… Una voz interior me avisó que soy capaz de engendrar y parirme, que puedo crearme y recrearme infinitamente… entonces salí a caminar el mundo para conocer el cómo…

La anciana del bosque llora, me llama, la siento y la busco… y caigo bajo unos arbustos…. El sueño me abraza conteniendo mi cansancio.

La anciana del bosque sonríe y es ella quien me encuentra, hermosa y amorosa me acerca unas frutas rojas… come pequeña mujer paridora, come y luego bebe de estas hojas que tu útero se prepara para danzar con tu alma… confía la tierra, ella será tu medicina para acompañar tu danza de vida.

Desperté bajo los arbustos con la luz de la mañana brillando en sus frutos rojos, recordé el sueño y la anciana… entendí que el momento llegaba… encendí un fuego, herví en el agua esas hojas verdes que la abuelas me convidaba…. Bebí y comí, comí y bebí el tibio te, las dulces frutas y al anochecer junto a la luna la serpiente cobro vida, mi útero despertó, en suaves y profundos movimientos danzó… y con el primer rayo de luz, sin dolor parí a mi pequeña mujer roja con una sonrisa en la boca.

La anciana ya no llora, convida té por la tierra de las mujeres paridoras.”

Autora :Carolina Gouchea

 

3 pensamientos en “La anciana del bosque llora, me llama.

Responder a cuerpodemujeralmadebruja Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s