Qué ves cuando te ves?

4d50ea2161c02e1f886e6cb264b40e66
Al sur de nuestra geografía habita dormida la fruta jugosa, rosada de deseo y humedad, espera paciente despertar a la vida.
Un muro de silencio nos rodea hace generaciones.
 
Hay cosas de las que no se habla, y hay cosas que no se tocan.
 
Como mujeres del ahora, debemos responsabilizarnos de lo que somos, no podemos esperar que venga algo externo y nos cuente, no podemos conformarnos con las clases teóricas de anatomía de la escuela, o con lo que nos contó la vecina.
 
Aún en estos tiempos hay mujeres que piensan que el mismo lugar por el que orinan, son penetradas y/o nacen los bebes, hay mujeres, muchísimas mujeres, que nunca han tenido un orgasmo, otras hace poco nos enteramos que tenemos próstata y que, al igual que los hombres, podemos eyacular, hay mujeres con vergüenza y con ignorancia de sus cuerpos. Hay niñas que se tocan “ahí abajo” con culpa, secreto y miedo.
Aprendimos a esconder fluidos, sensaciones y sabores.
Por eso estas lineas pretenden acercarnos a nuestros propios misterios. Abrirnos a esa puerta de jade y revolucionar nuestras vidas.
Solo pretendo compartir mi sentir y mi experiencia en este viaje de re-descubrimiento, en el cual entendí que la apropiación de mi cuerpo era urgente.
Si nos trasladamos a las antiguas civilizaciones, encontramos un sinnúmero de objetos de culto hacia la vulva, la adoraban como símbolo de abundancia, de nacimiento y de vida, todos los seres venimos de un vientre materno y la mayoría ha pasado por ese canal.
La vulva es un ojo telúrico, que cuando esta despierta TODO LO VE, tiene una fuerte conexión con la tierra, y por ella absorbemos sus energías. Conectar con esta zona nos abre canales ilimitados de poder y nos despierta a la sagrada energía sexual.
Actualmente son cada vez más las mujeres que presentan desequilibrios a nivel ginecológico, y creo que la primera herramienta para revertir esto es habitarnos y conocernos de manera consiente.
¿Cuánto tiempo pasas mirando tu rostro? ¿el contorno de tus ojos, la comisura de tus labios? ¿la panza? ¿Los glúteos? .Ya viene el verano.
Es probable que conozcas cada surco, cada nueva arruga, cada poso y cada línea de tu cuerpo. Tal vez tengas un arsenal de productos de cosmética antiage, suavizantes, desmaquillantes, anti estrías etc.
¿Y tu vulva? ¿La has mirado alguna vez? ¿Con cuanta frecuencia? ¿Cómo es la forma de tus labios? ¿Qué percepción tienes sobre ella? ¿te gusta, te da vergüenza, es fea?
De la misma manera que prestamos atención a nuestro cutis y al cuidado del cuerpo en general, debemos hacerlo con nuestro yoni. Ella está ahí, todo el tiempo, casi escondida e imperceptible. Es nuestra conexión con la tierra, la entrada a nuestros misterios más profundos, la “puerta de jade” para los taoístas, ahí se esconde y se abre gran fuente de placer, de amor y también de des-amor.
 
Lamentablemente la publicidad y los estereotipos sociales han influido en todos los aspectos de la vida de las mujeres, no solo nos dicen cómo debemos vernos, cual es nuestro peso ideal, sino que también se nos ha creado una imagen de cómo deben verse las vulvas. También en este sentido han influenciado bastante las ilustraciones supuestamente educativas, que con el fin de informar sobre la “geografía vulvar”, nos mostraron unos labios pequeños, y perfectamente posicionados. Ni hablar de la industria del porno, y no quiero decir que las vulvas que se ven en las películas sean falsas, aunque muchas sí se someten a la labioplastia, pero las vulvas “ordenadas” no son el común denominador de las mujeres. Entonces teniendo esta imagen, de como debieran ser, un día, con todo el valor del mundo agarramos el espejo, abrimos las piernas y cuando vemos lo que hay ahí abajo…shock total!! Labios desparramados para cualquier parte, los labios menores suelen ser más grande que los mayores, pero además de esto, puede haber incluso uno más grande que el otro, y no solo eso!… uno puede estar medio caído, o para un costado, o para arriba, puede parecer un caracol, un bulto, una pelota haaaaa!!!!!! sí, infinidad de posibilidades, y ninguna es para asustarse, todas están bien, son normales, son nuestras y son únicas.
Y tú? que ves?
Naimá – Cuerpo de mujer alma de bruja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s